Trem do Corcovado


Es imposible imaginarse un viaje a Río de Janeiro sin una visita al Cristo Redentor. Ubicado en lo alto del Morro de Corcovado, el monumento es la imagen brasileña más conocida en el mundo. Todos los años, más de 600 mil personas se dirigen al Cristo Redentor a través de la centenaria Ferrovía del Corcovado, el paseo turístico más antiguo del país.
Además de quedar fascinado al ver los paisajes más bellos de la Ciudad Maravillosa por las ventanillas del tren, el pasajero también hará un paseo por la historia de Brasil. Inaugurado en 1884 por el Emperador Don Pedro II, el Tren del Corcovado ya llevó en sus vagones a papas, reyes, príncipes, presidentes de la república, artistas y científicos.
Este también es un paseo ecológico. El tren cruza la mayor selva urbana del mundo: el Parque Nacional de Tijuca, un pedazo de la llamada mata atlántica, considerado un ejemplo de preservación de la naturaleza.
Y quien viaja en el Ferrocarril del Corcovado, ayuda a mantener la selva: el tren es eléctrico y, por eso, no contamina; además, parte de la recaudación de la boletería está destinada al Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) para la conservación de la vegetación.
Más información en: http://www.corcovado.com.br.

FOTOS DEL TOUR


Ver cómo llegar


Rua Cosme velho, 513 - Cosme Velho
Rio de Janeiro / RJ

Código Postal: 22241-090
Teléfono: (21) 2558-1329
E-mail:info@corcovado.com.br
De lunes a domingo, de las 8h a las 19h, con salidas cada media hora.
4 km
Cerca de 20 minutos para subir y otro 20 para bajar.
La estación de tren de Corcovado en el barrio de Cosme Velho a la estatua del Cristo Redentor y de regresar a la estación.
Bosque de Tijuca, monumento al Cristo Redentor, el Hotel Paineiras, estación histórica de Cosme Velho.
Grupos de samba.
Ferrocarril del Corcovado
El Ferrocarril del Corcovado fue el primer ferrocarril eléctrico de Brasil. Inaugurado en 1884 por Don Pedro II, es más antiguo que el propio monumento del Cristo Redentor. De hecho, fue el tren el que, durante cuatro años consecutivos, transportó las piezas del monumento.
Por aquel entonces, el tren
... ver más
Ferrocarril del Corcovado
El Ferrocarril del Corcovado fue el primer ferrocarril eléctrico de Brasil. Inaugurado en 1884 por Don Pedro II, es más antiguo que el propio monumento del Cristo Redentor. De hecho, fue el tren el que, durante cuatro años consecutivos, transportó las piezas del monumento.
Por aquel entonces, el tren a vapor era considerado un milagro de la ingeniería por recorrer 3.824 metros de vías férreas, en un terreno de gran inclinación. Sin embargo, en 1910, los trenes fueron reemplazados por máquinas eléctricas y más recientemente, en 1979, cuando la empresa Esfeco asumió el control de la línea, fueron traídos de Suiza modelos más modernos y seguros.
Cristo Redentor
Esta típica tarjeta postal carioca se empezó a construir en 1922 y su inauguración ocurrió el 12 de octubre de 1931. El Cristo Redentor, símbolo de la Ciudad de Río de Janeiro, fue elegido una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno entre 21 monumentos participantes de todo el planeta, en votación realizada por internet y por mensajes de celular, organizada por la New Seven Wonders Foundation de Suiza.
Y la elección fue justa. Desde lo alto de sus 38 metros - y de los 710 metros del Morro de Corcovado - el Cristo es la imagen viva de la fe y la simpatía del pueblo carioca y cumple, en 2013, 82 años. Desde el año 2000, cuando recibió una nueva iluminación, el monumento y sus accesos vienen pasando por un proceso de reforma. El punto culminante fue la inauguración del acceso mecanizado en 2002, con ascensores panorámicos y escaleras mecánicas.
Ubicada en el corazón de la ciudad, a pocos minutos de la mayor parte de los barrios de Río, se encuentra la selva urbana más grande del mundo, reforestada por el hombre. La reforestación fue una iniciativa pionera en toda América Latina, llevada a cabo en el siglo XIX, tras años de tala intensa y plantío, principalmente de café ... ver más
Ubicada en el corazón de la ciudad, a pocos minutos de la mayor parte de los barrios de Río, se encuentra la selva urbana más grande del mundo, reforestada por el hombre. La reforestación fue una iniciativa pionera en toda América Latina, llevada a cabo en el siglo XIX, tras años de tala intensa y plantío, principalmente de café. Con cerca de 3.200 hectáreas, tiene la gran ventaja de combinar centenas de especies de fauna y de flora solo encontradas en la Mata Atlántica.